Pablo Torres Burgos

PABLO TORRES BURGOS
┐? - 1911

    TORRES BURGOS, Pablo (┐?-1911). N. en Villa de Ayala. Profesor. Hijo de Nicolás Torres y de Margarita Burgos; cursó la primaria en la ciudad de Cuautla y allí mismo prosigió sus estudios para maestro.

    A principios de siglo comenzó su labor docente en su pueblo natal; se abrían las puertas de la escuela cuando el pueblo tenía con qué pagar al maestro.

    En el año de 1919, Pablo Torres Burgos, Refugio Yáñez y Lucino Cabrera, formaron en Villa de Ayala el Club Liberal Melchor Ocampo, invitando a los campesinos de la región a formar parte.

    Francisco Franco fue el secretario; y Eduviges Sánchez, Emiliano Zapata, Teodoro Plascencia, se afiliaron al club; éste se formó para sostener la candidatura de Patricio Leyva para gobernador del estado, quien tuvo como contrincante a Pablo Escandón, dueño de la hacienda de Atlihuayán.

    El 31 de enero de 1909, los leyvistas obtuvieron un permiso para celebrar un mitin a favor de su candidato en la ciudad de Cuautla. Al siguiente día los escandonistas celebraron el suyo en la misma ciudad.

    En ese mitin se suscitó un escándalo, pues el orador de apellido Olea, al pedir al pueblo un íViva Escandón!, le contestaron con un íViva Leyva!. El orador Olea, enardecido contestó al pueblo con insolencias diciédoles, "imbéciles, vagos, malagradecidos".

    La multitud se volvió enardecida y el ejército contestó con disparos al aire. El mitin se disolvió.

    Como consecuencia de estos acontecimientos, por la tarde de ese día, Dabbadie, que era jefe político de Cuautla, mandó aprehender a muchos que habían participado y a otros que no habían estado presentes, como Torres Burgos, quien estuvo preso por espacio de tres meses.

    En el mes de noviembre de 1910, después de la matanza de Puebla, un grupo de campesinos comenzó a reunirse en la casa de Pablo Torres Burgos en Villa de Ayala; entre los concurrentes se encontraban Emiliano Zapata, Rafael Merino, Catarino Perdomo, Gabriel Tepepa y Margarito Martínez.

    En una junta que tuvieron, después de los acontecimientos de Puebla, comisionaron a Torres Burgos para que se trasladara a San Antonio, Tex., a recibir instrucciones de Francisco I. Madero.

    Torres Burgos regresó en los primeros días de marzo de 1911 con nombramientos e instrucciones para los que debían encabezar el movimiento revolucionario en el Sur.

    Reunidos nuevamente en la casa de Torres Burgos, Emiliano Zapata y Rafael Merino, iniciaron la revolución al grito de íViva Madero!, en la Villa de Ayala, donde se organizó la primera guerrilla formada por 70 hombres, entre los que se encontraban Próculo Capistrán, Maurilio Mejía y otros.

    Salieron rumbo a Quilamula, mpio. de Tlaquiltenango; penetraron al estado de Puebla, pasando por los pueblos de Alseseca, Huachinantla, Metepec, sumándoseles en el camino muchos simpatizantes de Madero, entre ellos, Gabriel Tepepa que se había pronunciado en Tlaquiltenango.

    Torres Burgos consideró oportuno dividir la columna en tres grupos que jefaturaron respectivamente, Torres Burgos, Emiliano Zapata y Rafael Merino.

    Torres Burgos y Zapata salieron rumbo a Jojutla, y Zapata marchó después hacia el sur de Puebla. Posteriormente a Rafael Merino se le comisionó para que se trasladara a Jonacatepec.

    Torres Burgos se reforzó con Gabriel Tepepa y decidió tomar Tlaquiltenango y Jojutla. El 24 de marzo de 1911, tomaron Tlaquiltenango sin disparar un solo tiro y siguieron a Jojutla, donde las gentes de Tepepa saquearon las tiendas, principalmente de los españoles.

    Disgustado, Torres Burgos salió de Jojutla en compaña de sus hijos David y Alfonso, y se dirigió a Moyotepec; al llegar a la barranca de Rancho Viejo se detuvo a descansar.

    Su hijo Alfonso, que tenía doce años, salió en busca de alimentos, pero fue sorprendido por fuerzas federales del Gral. Javier Rojas, mandadas por el Cap. Gálvez.

    El cautivo, dada su corta edad y notoria inexperiencia, fue obligado a llevar a las tropas a donde se encontraba su padre y su hermano.

    Los soldados, al tenerlos a la vista, hicieron descargas de fusilería que segaron las vidas de Pablo Torres Burgos, de su hijo David y de sus asistente.

    Sus cadáveres fueron trasladados a Cuautla donde fueron exhibidos para escarmiento de los que quisieran secundar la revolución maderista. (LCZ)

.
Fuente:

    Diccionario Histórico y Biográfico de la Revolución Mexicana.
    Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana.
    Recopilación de Valentín López González. Tomo IV. México, 1991,
    p. 665 - 667. (Tomado de: Valentín López González. Los Compañeros
    de Zapata.
    Gobierno del Estado Libre y Soberano de Morelos, 1980,
    283 pp. (Tierra y Libertad)